LA CONFERENCIA EPISCOPAL Y EL FEMINISMO

el

feminismoMe enervo y me requetenervo al escuchar una y otra vez en la radio y en la televisión una noticia que cuenta que los obispos de la Conferencia Episcopal culpan a lo que ellos llaman “feminismo radical” de ensombrecer la maternidad. ¿Cómo es posible que alguien que nunca será madre ni podrá quedarse embarazado opine tan gratuitamente acerca de lo que las mujeres tienen que hacer o pensar con su cuerpo, con su útero y con su libre maternidad?

Voy a ver si puedo poner un poco de orden a todas las ideas que asaltan mi mente para rebatir a estos insensatos machistas que intentan adoctrinar al pueblo con demagogia, egoísmo y contrariedades varias:

1º «como el gran don de Dios a la mujer, que la dignifica haciendo posible que en su seno se produzca el gran milagro de la vida» Ante esta afirmación, he de decir a los obispos que la maternidad ni es un don de Dios ni es un milagro. Ser madre es resultado de un acto sexual (o no necesariamente) en el que un hombre y una mujer (o tampoco…) intercambian algo más que fluidos viscosos. Y si saltaron las clases de Cono (Conocimiento del Medio) en las que se explicaba el aparato reproductor les recomiendo algo tan sencillo para comprenderlo como el libro “¿De dónde venimos?” de Peter Mayle y Arthir Robins.

2º  «Dicho feminismo radicalizado trata absurdamente de igualar lo diferente -Dios los creó hombre y mujer (Gén 1, 27)-. Además esta ideología pretende tachar de servilismo la potencial maternidad de la mujer, afirmando, por otra parte, un poder despótico sobre el fruto de sus entrañas» De nuevo se equivocan aquí los obispos en sus afirmaciones. No existe tal feminismo radicalizado, existe el feminismo (a secas) y hay mujeres y hombres que lo defienden con más ahínco que otros, nada más. El feminismo, repito por enésima vez, busca simple y llanamente la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, no igualar a la mujer y al hombre biológicamente ni ninguna cosa rara que se les pueda ocurrir. Es obvio que hombres y mujeres somos diferentes biológicamente, aunque tampoco aquí Dios pincha ni corta ya que no creó a nadie, pero eso no tiene nada que ver con el patriarcado que es una invención social que hace que muchos hombres se crean por encima de las mujeres y con potestad de decidir sobre lo que sólo a ellas corresponde.

3º Hablan también los señores obispos de la “defensa de la vida” como si los feministas (hombres y mujeres que defienden la igualdad, repito) no respetaran la vida. Sobre esto he de decir que la vida la defendemos todos y no por eso todas las mujeres ni todos los hombres quieren ser madres y padres. La mujer no está obligada, faltaría más, a traer niños al mundo simplemente por tener esa capacidad, sino menudo desperdicio humano todas esas mujeres que deciden dedicar su vida a la oración y casarse con Dios ¿no? ¿las va embarazar Dios o a ellas no les ha concedido el don de la maternidad? Tiene que estar muy enfadado Dios porque hayan rechazado de esa manera el don que les ha dado, es maternidad potencial. En definitiva, que no nos vengan con pamplinas, todos defendemos la vida aunque no queramos incrementar la natalidad del país o traer al mundo niños que no van a ser atendidos como se merecen porque sus progenitores no se lo pueden permitir, porque el Gobierno les quita las ayudas, porque en su hogar se dan malos tratos, por hache o por be…

«recuperar la figura del padre» , «deconstrucción de la personalidad de los hijos en su masculinidad y de las hijas en su femineidad» y «no ayuda a lograr la indispensable colaboración en el crecimiento físico, psíquico y espiritual de los hijos». ¿Qué les preocupa a los obispos? Si lo que quieren es volver al padre autoritario y déspota que se vayan olvidando. El padre no está olvidado, el feminismo quiere que el padre sea uno más en el cuidado y la crianza de los hijos y no un mero observador como ha sido en muchas familias durante mucho tiempo, una figura que imponía y que no daba cariño sino miedo. ¿Deconstrucción de la masculinidad y la femineidad? Parece que lo que les preocupa es que los hijos salgan afeminados y las hijas masculinizadas, o mejor dicho y pensado desde una cabeza de miras estrechas: a los obispos les preocupa que la ausencia de un padre autoritario esté permitiendo que las personas vivan libremente su sexualidad y se declaren ante el mundo gays y lesbianas. Dejen de atacar al feminismo sin tener conocimientos sobre en qué consiste, aunque visto lo visto, ustedes preferirían que el feminismo nunca hubiera triunfado, que las mujeres siguieran sin votar, sin estudiar, sin trabajar… y se limitaran parir y parir, a traer hijos al mundo…

5º «La corriente ideológica ‘pseudo-igualitaria’, inspirada en el feminismo radical y la ideología de género, conlleva la errónea concepción de que el hijo es solo responsabilidad de la madre. Al varón, que con frecuencia se ha constituido en la figura ausente en la educación y formación de los hijos –el llamado ‘padre ausente’–, ahora se le relega a la figura de ‘padre olvidado’» ¿De verdad creen que el feminismo piensa que los hijos son sólo responsabilidad de la madre? Nada más lejos de la realidad. El feminismo quiere reparto de tareas y conciliación laboral y familiar, y eso incluye el cuidado de los hijos. El feminismo busca que tanto madres como padres cambien pañales, falten al trabajo para llevar al niño al médico o para ir a una tutoría en el colegio, preparen biberones, lean un cuento antes de dormir a los pequeños, ayuden en las tareas del colegio… Es decir, los hijos son responsabilidad de sus tutores, sean madres y padres, madres o padres solteros, parejas homosexuales, abuelos, tíos o quienquiera que encarne su familia.

 

Por todo lo arriba detallado, no permito que alguien que se beneficia de una institución arcaica y estancada en el futuro venga a decir ni pío a las mujeres sobre la maternidad ni sobre ningún otro asunto. Alguien que se asienta en una Iglesia en las que las mujeres no gozan de los mismos derechos que los hombres ¿acaso dijo algo Dios sobre que sólo los hombres pudieran predicar su palabra? ¿acaso dijo algo sobre que las monjas no puedan dar misa, ser obispas o llegar a Papisas del Vaticano? ¿acaso dijo algo Dios sobre que no se pueda usar preservativo para evitar embarazos no deseados o enfermedades? ¿acaso dijo algo Dios sobre que el sexo era meramente un acto con fines reproductivos? Señores obispos, mírense un poco el ombligo y cuando hagan examen de conciencia y sean autocríticos, quizás en ese momento, podrán venir a dar leciones de moral a la gente. Mientras tanto, CÁLLENSE. Nos harán un favor a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s