#28SAbortoLegal

#28SAbortoLegal

Hoy ha sido el Día Internacional por la Despenalización del Aborto y sólo puedo pensar que en mi país, en España, una reforma de ley amenaza la libertad de las mujeres para decidir sobre cuándo y cómo ser madres. En la actualidad, está permitido el aborto hasta la semana 14 de gestación sin tener que dar explicaciones sobre los motivos que llevan a esa decisión y hasta la semana 22 en caso de que la madre corra peligro o anomalías en el feto. Sin embargo, el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, pretende cambiar la ley en octubre y retroceder casi 30 años en el tiempo volviendo a supuestos similares a los que establecía la ley en 1985: violación, malformación del feto o grave riesgo para la salud física o psicológica de la madre. Y va más lejos, ha señalado que se revisará el supuesto de aboro por malformación o minusvalía del feto y que habrá mayor control en el supuesto psicológico para que no sea un coladero. En definitiva, España volverá a estar a la cola de Europa junto con Irlanda, Polonia y Malta en cuanto a leyes de salud sexual y reproductiva.

Sinceramente, son días agridulces para una chica joven de 27 años que pensaba que vivía en un país avanzado, un país que había evolucionado lentamente pero que poco a poco había conseguido progresos en favor de las mujeres, derechos a decidir sobre sus circunstancias y sus obligaciones en lo que a maternidad se refiere. Me siento contenta al ver toda la gente que está saliendo a las calles para defender nuestro derecho a decidir y gritar bien alto que el aborto tiene que ser legal, que las mujeres no tienen que volver a cruzar fronteras para abortar, que la sociedad no las tiene que señalar con el dedo por ser libres y por decidir en qué momento de sus vidas quieren ser madres o si nunca quieren serlo.  Pero a la vez estoy triste porque los políticos se piensan que pueden jugar con nuestras vidas como si fueramos marionetas inertes que necesitan hilos para que las muevan de un lado para otro: ahora puedes abortar, ahora no, ahora la ley te persigue, ahora no…

Creo que la convivencia de todos los españoles sería más sencilla si entendemos que somos muchos y que no todos podemos pensar igual, que podemos tener ideas diferentes pero que si aprendemos a respetarnos la vida que compartimos sería mucho más llevadera. Yo no obligo a nadie a que aborte pero no quiero que nadie me obligue a mí a tener un hijo si no estoy preparada, si no voy a poder mantenerlo, si me han violado, si lo voy a tener que dar en adopción, si va a tener alguna malformación física o mental, si no va a ser bienvenido…

Quiero ser madre, pero no todavía. Creo que es difícil ponerse en el supuesto y decir “si me quedara embarazada ahora…”, pero quiero poder elegir, al igual que muchas mujeres querrán seguir adelante con el embarazo aunque no sea el mejor momento de sus vidas, considero que hay que respetar a aquellas que deciden que quieren interrumpirlo. Afortunadamente, nunca he tenido que pasar por un aborto pero supongo que no es plato de buen gusto para nadie, simplemente es una decisión y un derecho que las mujeres tienen que tener. Esto es vivir en una sociedad, respetar a los demás aunque no comulguemos con sus ideas, saber convivir con el que es diferente, con el que piensa diferente, con el que actúa de otra manera… Pero para ello la ley tiene que amparar a todos, despenalizar lo que NO es un crimen, sino esa opinión, esa decisión, esa acción se convierte en no respetable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s